Noticias

En coordinación con el colectivo de empresas instaladoras españolas, y bajo el protocolo de actuación elaborado por la Confederación Nacional de Asociaciones de Empresas de Instaladores y fluidos (CONAIF), Montajes Eléctricos Portolés pone en marcha, una serie de medidas preventivas, a fin de garantizar tanto la seguridad de los clientes como la de sus propios trabajadores.

Dicho protocolo, que a su vez ha sido aprobado por el Ministerio de Sanidad y queda sujeto a las nuevas instrucciones que las autoridades sanitarias dictaminen durante las distintas fases de la desescalada, recoge varios escenarios diferentes. Todos ellos, llevados a cabo por Montajes Eléctricos Portolés desde comienzos del pasado mes de abril.

En el primero de estos, los trabajadores de la empresa deben tomarse la temperatura antes de acudir a su lugar de trabajo. Si esta es igual o superior a 37,5ºC, estos no deben salir de casa y a su vez lo notificarán a su correspondiente centro de salud.

Seguidamente, en cuanto al transporte o desplazamiento al lugar o domicilio del cliente, el trabajador, siempre que sea posible, utilizará el vehículo de forma individual. En caso de ser necesario compartirlo, no viajará más de una persona por cada una de las filas de asientos que pueda disponer el vehículo.

En tercer lugar, y previo escenario a la intervención que en el domicilio o lugar del cliente se vaya a realizar, el trabajador informará de que, por seguridad, cliente y operario deberán mantener una distancia mínima de dos metros, evitando a su vez posibles estrechamientos de mano o expresiones que puedan conllevar cierto contacto físico.

Durante la intervención, y siendo este el cuarto de los escenarios, el trabajador tratará de ventilar la estancia, a la vez que mantener limpias y desinfectadas las superficies y herramientas con las que realice la correspondiente labor.

En quinto lugar, correspondiéndose este escenario con la finalización de la labor del operario, este se lavará las manos, desinfectará las herramientas y evita de nuevo el contacto físico con el cliente en el momento de la despedida.

Ya por último, y como recomendación prioritaria a todo lo citado anteriormente, el trabajador deberá hacer uso de los elementos de protección de la forma más adecuada posible y por ello se colocará la mascarilla a modo que esta cubra nariz y boca. A su vez, ningún elemento de protección será extraído sin que el propio operario haya llevado a cabo previamente el correspondiente lavado de manos.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario