NoticiasRenovables

Según el último informe publicado por la IEA (Agencia Internacional de la Energía), en base al impacto del COVID-19 en el sector energético internacional, las energías renovables suponen la única fuente energética de la que se prevé un crecimiento en lo que resta de 2020. Aun con ello, el propio informe elaborado por dicho organismo señala que el crecimiento será inferior al de años anteriores.

Las conclusiones presentadas por la IEA, todas ellas elaboradas en base a los datos obtenidos durante los cien primeros días del año, revelan a su vez que la caída en la demanda energética vendrá muy determinada por la rigurosidad de las medidas impuestas por cada nación para frenar la pandemia. Bien es cierto, que las cifras que baraja el organismo simulan una caída de un 6% en la demanda de energía, sin duda un porcentaje altamente superior al que se produjo durante la crisis financiera de la pasada década. 

Pese a ello, y según recalca la propia IEA en su informe, las renovables supondrán la única fuente de energía que crecerá en 2020, gracias, en mayor parte, a su acceso prioritario a las redes y a sus bajos costos operativos. Y es que la solar fotovoltaica y la eólica están en camino de ayudar a aumentar la generación de electricidad renovable en un 5% en lo que resta de período anual, aun siendo también muy determinante la mayor producción de energía hidroeléctrica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario